Hoy, después de dos sesiones online con mis clientas del programa Club de Mujeres Osadas
¡Qué importante es escuchar desde otra perspectiva a esa voz interna crítica y castradora que nos ha acompañado por años afectando nuestra autoestima!
Los chinos hablan de los opuestos complementarios. Todo en la vida tiene su opuesto, y a la vez su complemento, nosotros también. Éstos dos se manifiestan en dos voces internas que están constantemente en lucha en nuestra cabeza.
Cuando no hemos aprendido a escucharlas, comprender el mensaje y los recursos que nos entregan para la vida, es cuando nuestra autoestima se deteriora. Entran en disputa. La tiranía de una fuerza sobre la otra socava absolutamente nuestra autoestima; ¡se impone acosta de todo! La rivalidad, que surge es obvia, ambas desean y tienen que aportar al sistema en su totalidad. Extirpar una, implica que el sistema capota; se enferma biológica y/o mentalmente; cuestionas tu valía, tu capacidad y entonces te sientes insegura.

Te invito a escuchar esa voz interna, no en el modo, si no en el contenido, porque a veces el modo de una de ellas puede ser agresivo. Pero más allá del modo, intenta escuchar ¿Qué es lo que realmente desea y necesita saciar?, ¿a qué le teme?, ¿qué es lo que no sabe pedirte de forma asertiva? …que termina por usar un camino tan agresivo para hacerte reaccionar? …pero que ante los ojos tuyos y de los demás, sólo logra mermarte más y más en tu seguridad.

En la contraparte, también pregúntale ¿Cuál es su necesidad?, ¿ser escuchada?, ¿sentirse validada?, ¿Poner límites? Etc. …qué es lo que has dejado o cedido en tu vida, para permitir que hoy esa voz interna te domine y te aplaque.

Para una adecuada autoest
ima, es necesario que aprendas a escuchar las necesidades de ambas voces, porque son como personas que tienen un motivo de existencia; están aquí para otorgarle recursos, emociones, conductas y pensamientos, según el momento vivenciado y así puedas adaptarte a la vida y tu realidad.

La vida no sería la misma, si no tienes un lado protector, que te levante, te impulse, te fuerce si es necesario, si no hay otro que tal vez te acoja, reconozca tus límites y te permita descansar.

¡Te invito a escuchar qué necesitan ambas voces y ve cómo llegar a un acuerdo entre ambas, donde la que salga ganando seas TÚ! Es hora de parar los discursos críticos y descalificadores, que sólo te llevan a transformarte en más insegura.

En la contraparte; tu otra voz, también pregúntale ¿Cuál es su necesidad?, ¿ser escuchada?, ¿sentirse validada?, ¿Poner límites? etc.. …qué es lo que has dejado o cedido en tu vida, para permitir que hoy esa voz interna dominante te controle, descalifique, domine y aplaque?
Escuchando ambas voces y llegando a un equilibrio satisfaciendo ambas necesidades hará que puedas vivir tu vida con tranquilidad y sensación de equilibrio, y lo mejor es que podrás apropiarte de los recursos para la vida que cada una de esas partes internas tuyas te entren para sentirte segura, confiar en tus capacidades y sentirte que vales.
Tatiana Mechasqui

 

Categories: Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: