Mujer, ¿Deseas ganar confianza a nivel profesional?: utiliza estos 5 pasos.

En el trabajo con mujeres profesionales es muy común escuchar frases como: “quiero creerme el cuento”, “desearía fluir más y dudar menos”, “no me siento capaz”, “no me siento segura de lo que hago, dudo mucho”, etc.

Frases que delatan el sufrimiento interno que muchas mujeres tienen, pero del cual poco hablan. Van por la vida mostrándose lo más seguras que pueden, pero en su interior sufren por sentirse inseguras de sí mismas, y por la falta de certeza de que tan capaces son. Las embarga muchas veces una sensación de estar en desventaja o incluso sentirse insuficientes.

Un sin número de investigaciones a nivel internacional muestran como las mujeres tienden a sentirse menos seguras que los hombres, lo que va limitando su desarrollo profesional de forma completamente involuntaria.

No obstante desde afuera, es posible observar que ellas avanzan a nivel profesional, pero este avance es pobre y mediocre para lo que pudieran lograr si se sintieran completamente seguras de sus capacidades, y conocieran sus fortalezas.

El Instituto Europeo de Liderazgo y Gestión, en 2011 reveló que las mujeres manifiestan tener menos confianza en comparación a los hombres, en lo que respecta a su carrera profesional. Un 50% de ellas presentaba altos niveles de confianza en sí mismas, en comparación con el 70% de los hombres.

Mientras que la mitad de las mujeres directivas admiten sentimientos de duda acerca de su desempeño profesional, versus el 31% de los hombres. Por otro lado, a la hora de buscar un ascenso laboral, u optar a un cargo nuevo, sólo un 14 % de las mujeres se atrevería a postular sin poseer todos los conocimientos requeridos versus el 20% en los hombres.

Lo anterior explica por qué entonces a pesar de tener una gran población de mujeres en el ámbito laboral, pocas de ellas llegan a cargo altos o se desarrollan en su profesión. Lo anterior puede verse potenciado al observar que el 44% de las mujeres son más exigentes consigo mismas en contraposición con un 34% de los hombres. Ello limita las decisiones e intervenciones que van tomando a nivel laboral.

Al no tener confianza, no toman nuevos riesgos para desarrollarse, y si sumamos a eso la alta auto exigencia, el miedo a equivocarse y desear tener certeza de las decisiones que toman, se van atrasando y/o estancando mucho más en éste ámbito.

Después de 15 años de trabajar con mujeres profesionales, he creado mi propio método para ayudarlas a salir de este funcionamiento limitante, y ayudarlas a reconectar con su talento, creer en sí mismas para segurizarse y ganar confianza a nivel profesional. Te dejo aquí los 5 pasos, que te permitirán aprender a creer en ti, así como yo lo logre conmigo misma, y hoy enseño a otras mujeres hacerlo.

1. Convertirse en protagonistas más que en víctimas:

Autolamentarse y sentir pena de sí misma es una conducta muy común en las mujeres que se sienten inseguras de sus capacidades. Al decirseno puedo”, “no lo sé hacer”, “no tengo dedos pal piano”, etc. se autoderrotan compadeciéndose de sí mismas, y buscando caricias de los demás para saciar la pena, con ello sólo logran reafirmar la creencia que ellas “no pueden”.

Ello, las hace sentirse impotentes e incapaces por los resultados que logran, victimizándose, en vez de focalizarse en lo que pueden hacer para cambiar la situación o al menos superarla, implementando distintas soluciones o estrategias que las empoderen finalmente.

2. Tratarse así mismas con más amor y respeto:

La mayoría de las mujeres son altamente autocriticas tanto a nivel personal como en sus capacidades y rendimiento. La auto exigencia constante y una mirada evaluativa crítica y denostativa, afecta drásticamente la autoestima y la sensación de autoeficacia, disminuyendo la capacidad para intentar cosas nuevas.  No se permiten los errores, y se esperan rendimientos excelentes.

Cuando se es muy crítica consigo misma baja la autoestima, por tanto la confianza en nosotras mismas. Mermando lo capaces que nos vemos ante ciertas demandas laborales, dudando de todo lo que podemos hacer y/o lograr. La solución pasa por aprender a manejar este dialogo interno, y cambiarlo por uno más potenciador.

3. Descubrir sus fortalezas:

No conocen sus fortalezas centrales, un terreno desconocido para muchas mujeres. Para empoderarse es necesario descubrir las fortalezas centrales que poseen. Así será más fácil reconocer qué acciones implementar para potenciarse aún más.

Paralelamente, se debe sanar a la niña interna que ha sufrido un quiebre en su interior. Se ha creado una imagen pobre de sí misma. Creció seguramente en una casa donde había mucha exigencia, o descalificación, ironía y/o burla, abierta o solapada. O simplemente sufrieron descalificaciones en algún momento de sus vidas que las marcó y socavó la imagen de sus recursos positivos.

Cuando se sana la niña interna, se es capaz de reconocer y valorar todo aquello que como mujer la hace especial, y comenzar a construir una nueva imagen de sí misma mucho más sana y realista, que le otorgue posibilidades de verdadero crecimiento.

4. Identificar y superar los miedos que las estancan:

“miedo a no ser suficiente”, “miedo a no ser buena en lo que hago”, “miedo a fracasar”, “miedo a equivocarse”, “miedo a ser considerada una estafa”, “miedo a ser criticadas”, etc. La cabeza no para de rumiar posibles sucesos negativos en base a estos miedos, estancándose en sus decisiones y desarrollo profesional. Por ello no se atreven a tomar nuevos desafíos, ya que buscan tener certeza de manejar todas las variables, de lo que desean enfrentar.

La clave está en identificar aquellas creencias limitantes que siguen sustentando estos miedos, modificándolos por creencias que las potencien e incentiven a desarrollarse, atreverse y seguir avanzando tanto en su vida personal y profesional.

5. Aprender a pasar a la acción:

Es común observar que no pasan a la acción, piensan mucho, intentando tener todo bajo control. Existe la creencia que para tomar nuevos desafíos se debe tener absoluto conocimiento de lo que sucederá o se debe hacer.  Sería maravilloso si pudiéramos hacerlo, pero ello no es real. La única certeza que tendrán es que no habrá certeza, por tanto, es importante que aprendan a manejar la incertidumbre, y confiar en sus decisiones, fortalezas y experiencias previas de éxito.

Aunque siempre dará un poquito de ansiedad y miedo atreverse, lo anterior, les permitirá tener un bastón para pasar a la acción empoderadamente, sin entramparse en tanto pensar, e ir aprendiendo que son capaces de eso y mucho más, incluso con nerviosismo.

Si deseas sentirte segura y confiada en tu quehacer profesional, te invito a trabajar estos 5 aspectos, para potenciarte e impulsarte como hasta ahora no lo habías hecho.

Si te gustó el articulo y deseas revisar más sobre mi trabajo con mujeres profesionales, puedes entrar al siguiente enlace, donde hallarás artículos relacionados. Si deseas conocer un poco más sobre mi programa especial para mujeres profesionales puedes descargar mi audio clase gratuita aquí, «5 pasos para creer en ti y realizarte profesionalmente».

Cariños,

Tatiana Mechasqui.

Categories: Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: