¿Te ha pasado alguna vez, estar en una reunión de trabajo con tus colegas y/o jefe dudando de dar tu opinión? o ¿Te cuesta tomar decisiones frente a ellos, por miedo a fallar, comparándote con ellos y frenándote a ti misma?

Te entiendo, es muy común esto entre las mujeres, pero no por eso, igual de intimidante. Puedes aprender a equivocarte, sin sentir que eres menos inteligente que el resto, o que no eres buena en lo que haces.

Has aprendido que sólo siendo perfecta y no equivocarte, te llevará al éxito profesional. Que así obtendrás el reconocimiento de tus pares y jefatura. Intentas controlar lo mejor que puedes tus resultados, para evitar a como dé lugar, fallar. Este nivel de exigencia te genera muchísima ansiedad, incomodidad y tensión; incluso a veces puedes caer en la angustia, llorar un poco, te desahogas y sigues adelante.

Aprender a equivocarte y perderle el miedo, es el camino para tener excelencia, y éxito profesional.

Al contrario de lo que podrías pensar, experimentar el error te ayudará a obtener ese reconocimiento que deseas, aún más. Atreverte y mostrarte, que la gente conozca quién eres, en qué aportas, en qué ayudas, y qué soluciones das, te ayudará. Cuando intentas no fallar, e intentas controlar todos los factores, y no te atreves a lanzarte a dar el paso de hacer o decidir, en pocas palabras, no te muestras.

Quien no se muestra no se “vende”. Cuando hablas, te conocen; aportas e impactas en los demás, porque entregas ayuda en algo concreto. Mostrarte, incluso equivocándote, te ayudará, porque otorgarás a las demás perspectivas distintas, en pocas palabras, los ayudarás, y te reconocerán desde ahí, desde tu aporte.

Cuando te equivocas, desarrollas persistencia, algo necesario para conseguir éxito. Si haces las cosas bien, sigues haciendo lo mismo. Si haces las cosas mal, buscas una estrategia distinta, hasta conseguirlo. Te contactas con la emoción de superación y por sobre todo usas tu creatividad, porque la misiva ahora es, ¡lograrlo!

 Colocas en práctica todas tus capacidades en este proceso. El perfeccionamiento, viene a través de la acción y no al revés; buscar el perfeccionismo, para pasar a la acción y tener éxito.

Te invito a reencantarte con el miedo a equivocarte, y que lo veas como el camino más directo para encontrar esa seguridad y sensación de sentirte capaz que llevas tiempo buscando encontrar en los otros. Comienza de a pasitos pequeños.

Afronta los nuevos desafíos, dándote permiso a que puedes equivocarte, porque la finalidad es aprender de este proceso, fortalecerte y empoderarte. Así como un padre goza viendo cuando su hijo se cae al intentar aprender a caminar, y lo apoya y acompaña. Sé contigo misma, esa madre que te apoya y te quiere incondicionalmente, aquella que te alienta a seguir, hasta lograrlo. Y cuéntame cómo te va, encantada estaré de leerte.

 Si sientes que, aun así, necesitas ayuda, postula a una sesión gratis conmigo. Feliz estaré de conversar contigo para establecer una estrategia en la cual pueda acompañarte como profesional, para que puedas conseguirlo.

Cariños, Taty.

Categories: Perfeccionismo

A %d blogueros les gusta esto: