, posted in sin categoría

Si tu repuesta es positiva te contaré que es más frecuente de lo que te imaginas hoy en día. Es muy común ver en consulta mujeres entre los 30 y 40 años, que entre broma y broma comentan su deseo de ser “mantenidas”, sin ser conscientes de su miedo a la independencia.  Hablamos del Complejo de Cenicienta, descrita por el Dr. Lewin (1976) quién habla de mujeres con miedo a ser independientes, y altamente inseguras. Si tú fantasía es casarte con un hombre que te mantenga y te libere de trabajar, para así poder dedicarte a estar con tus hijos y hacer lo que deseas, entonces es probable que lo padezcas.

Es muy común que estas mujeres se digan a sí mismas o digan frases que manifiesten su necesidad inconclusa, o envidia: “¡qué envidia me dan esas mujeres que pueden hacer lo que desean porque tienen un marido con buena situación”, “claro, pero ella es mantenida por su esposo, yo estaría igual de regia si pudiera dedicarme hacer deporte dos horas todos los días!” o “quiero una pareja que me mantenga… jajaj, que me ponga una casa y estar tranquila con mis críos”.

Mujeres profesionales o por titularse con hijos, que en el fondo no son
conscientes que éste deseo se asienta en la necesidad de sentirse seguras, porque no se sienten capaces de poder lograr solas su independencia. Buscan sin cesar protección. Son inseguras, les aterra crecer; ello implicaría dejar de depender de los padres o de otros. Buscan una salvación, un hombre perfecto que en la vida real no existe, frustrándose mucho en sus relaciones de pareja, ya que no encuentran un hombre que se ajuste a sus ideales y necesidades.

Se quejan de las presiones de sus padres y familiares para independizarse.  A éstos últimos los mueve el miedo o la impotencia de ver que finalmente siguen siendo niñas que no crecen, los que les genera gran impotencia, rabia y miedo, llegando a veces a la descalificación como último recurso para movilizaras.

Las quejas de estas mujeres generalmente se centran en la dificultad de encontrar pareja o de conseguir lo que desean en la vida para subsistir: “es que no soy constante” “me da lata y lo dejo para después”, “finalmente no logro lo que me propongo”, “no me creo el cuento”, “no me siento capaz”, “me da miedo” Finalmente se sienten inseguras de sus posibilidades. En sus cabezas rondan frases como: “no soy nada en estos momentos”, “no sé qué haré si mis padres se mueren (o pareja)”, lo que les genera más inseguridad y baja autoestima, en vez de empoderarlas.

Fueron criadas para ser sumisas ante tanta critica; sin derecho a decir y decidir, o dependientes ante tanta sobreprotección, por lo que buscan la forma de seguir siéndolo; mantener ese estado es lo único que conocen. Un modo de hacerlo es ser inconstante, no ponerse limites, abandonarse, o de plano finalmente no seguir, no avanzar sin siquiera probarlo, porque en el fondo no creen que puedan lograrlo. Son tan criticas consigo mismas que es difícil si quiera, tener un poco de coraje para hacer frente a ese tirano interno que le descalifica, sin motivarle y darle garra para salir a delante. Entonces, si no pueden, es la justificación ideal para seguir dependiendo, aunque no sean consciente de ello.

Todas estas mujeres, a mi modo de ver, han aprendido a vivirse en la vida con una cuota de victimización, han sido sobreprotegidas, sometidas y descalificadas a tal punto que no han podido encontrarse a sí mismas, y conocer de lo que son capaces. Se quedan funcionando en la dependencia, sintiéndose desprotegidas ante las situaciones que les toca afrontar. No les dieron herramientas para explorar, arriesgarse y descubrir de lo que es capaz, por lo que no logran su individuación.

Lo anterior, más las frases anuladoras y descalificadoras van internalizando y conformando su auto-concepto. Es difícil entonces, que desde ahí puedan auto-sujetarse en la vida ¿Qué bastón usan ahora para apoyarse, si todo lo que saben de sí misma es que es tonta, que no piensa y que llegará a ser nada en la vida? ¿Difícil no es verdad?

¿Cómo salir de este juego? considerando algunos de los siguientes pasos:

  • Reconocerse en el Rol de Cenicienta y dejar de jugar a víctima: el primer paso para el cambio es reconocerse y aceptar por doloroso que sea, los juegos que juegas en la vida. Funcionar como una niña fantaseando que te salven te provocara más dolor que placer. Si no me crees, sólo observa cómo te ha ido hasta ahora, ¡sin mentirte! Luego comienza a tener una mirada más realista y objetiva de ti misma y de tú realidad ¡No la adornes!

  • Descubre quién eres: tu auto-concepto está fabricado en base a críticas que obtuviste desde pequeña, o por sobreprotección; o sea una visión sesgada de ti misma. Observa a tu alrededor y anota cada una de las retroalimentaciones positivas que te den. Pregúntate. ¿porque me dicen esto?, seguramente y de forma automática pensarás que es por compasión o por lastima, pero sé objetiva. Analiza qué te dicen ¿gastarían saliva sólo por decírtelo?, ¿qué gana el otro al decirte todo lo positivo que ve? Muy probablemente te darás cuenta que lo dicen porque realmente creen que lo eres, y ¡TIENES que aprender a integrarlo en tu corazoncito! Anota cada una de estas frases positivas y guárdalas en un cofrecito de modo que puedas ir a ellas cada vez que estos pensamientos negativos te perturben. Recuérdatelas todos los días. Experimenta cosas nuevas y saca tus propias conclusiones con lo que aprendiste de ti misma.

  •  El hombre ideal es aquel que no es ideal: no existe el príncipe azúl. No se trata de frustrarte, pero sí de que veas la realidad. Todos y cada uno de nosotros, incluyendo la que escribe este blog, tiene sus defectos. Se puede tener una vida plena cuando se decide estar en pareja y aprender a aceptarse con sus diferencias de modo respetuoso, sin que te salven. “La felicidad es una decisión”.

  • Para las críticas: identifica las frases que te dices a ti misma descalificándote, y cambia de pensamiento. no eres esas palabras, es lo que has aprendido a ser y creerte desde tu niñez. Corta ese discurso interno, sólo te estanca, y no te deja ver la realidad. Cámbialas por unas más reales.

  • Acepta la realidad: aunque no te guste, debes aceptar la realidad, ¡tú realidad! Funcionas de una manera muy infantil e ilusa, y aunque no te guste, es tu realidad y es la que has creado con tus decisiones. Lo mejor que puedes hacer es aceptarla, dejar de fantasear que te salven, y ¡empezar a salvarte a ti misma! Quieres una casa, viajar, vivir bien, una pareja, entonces has todo lo que tengas que hacer para de apoco ir avanzando en aquello que realmente deseas. Acepta al otro con sus limitaciones, pues no vino al mundo a salvarte, vino a salvarse a sí mismo.

  • Crea tu comodidad: asume que has sido muy cómoda, vives a expensas de los demás de una u otra forma. No puedes enojarte con los demás por no darte lo que tu quisieras. Si deseas conseguir algo en la vida, sólo tú puedes controlar cada una de tus acciones y salir a buscarlo y crearlo. Nada es perfecto, agradece lo que tienes con sus inconvenientes y ventajas, y desde ahí, crea tu vida a tu gusto.

  • Responsabilízate de tus actos: asume lo poco que te quieres. Transfieres la responsabilidad en los otros de tener un futuro y medios económicos para sobrevivir, pero lo cierto es que es tu responsabilidad. ¡Te han hecho creer que no puedes!, pero ¿sabes qué? ¡SI PUEDES! con miedo y todo, puedes lograr lo que quieras hacer. Tú tienes el control de ti misma y de tu vida, toma el control de tu vida, ¡es tu responsabilidad hacer algo para cambiar la realidad de tu vida, no se la endoses a nadie más!

  • Proponte metas y has planes concretos: no tienes por qué alcanzar todas las metas y rápidamente, sólo te frustrarás. Has un plan, pero decídelo con determinación, para que vayas de apoco logrando metas pequeñas, y te den la sensación de logro finalmente.

 ¡Te invito a crear la vida que deseas a tu modo, dentro de tus posibilidades, y ser feliz finalmente con lo que logres, ahí encontraras no sólo la plenitud, si no también, la libertad de tu espíritu!

      … ¡Buen viaje!

 

Por Tatiana Mechasqui V.

 

Categories: Victimismo

A %d blogueros les gusta esto: