El llamado feminismo que se da en los años 60 del siglo pasado no solo denunció la discriminación contra la mujer, sino también muestra como ella había sido ignorada por la historia, y reclamó así mismo contra la opresión masculina a la cual la mujer estuvo expuesta por décadas, considerándose de poco aporte a nivel social y político muchas veces sus intervenciones.

Lo anterior, a través de los años nos fue modelando de alguna forma como género a ser sumisas sin derecho a expresar y reclamar nuestros pensamientos y emociones, y aun cuando el día de hoy hemos aprendido a expresarnos,  yo diría aún que seguimos aprendiendo a expresar lo que pensamos y sentimos; aún quedan algunos resquicios de sentirnos inferiores e incomodas o inadecuadas en las interacciones sociales. Aunque digamos lo contrario, en lo más profundo e interno de nuestro ser, tendemos a dudar y compararnos con el resto, y sentirnos inadecuadas en nuestra propia voz, perdiéndonos de expresar abiertamente lo que deseamos, queremos y pensamos, en definitiva, lo que somos.

Lo anterior se ve exacerbado sobre todo cuando nuestro el concepto que se tiene de sí misma es pobre, y por ende la autoestima. Cuando te sientes insegura de tus capacidades, esto se ve reflejado en todas las áreas de tu vida, y una de ellas es a nivel conversacional.

Si no conocemos a cabalidad nuestras habilidades, capacidades, dones y conocimientos es muy probable entonces que nuestras interacciones sociales se vean entorpecidas también, ya que dudaremos de lo que somos y de lo que podemos lograr.

Como mujer insegura que fui por muchos años y como terapeuta he podido observar que a nivel conversacional las mujeres que se sienten inseguras mantienen varias creencias irracionales sobre cómo se debe iniciar o mantener una conversación, limitándose a relacionarse de forma asertiva; lo que más que ayudar a aumentar su autoestima, lo sigue manteniendo y a largo plazo incluso me atrevo a decir que agravarlo.

Las creencias irracionales son pensamientos que mantenemos como reglas o filosofías de vida con mensajes positivos o negativos acerca de la realidad global, parcial, externa o subjetiva de una persona; creencias que modelan la forma en la cual se actúa, sin que las personas sean conscientes de ellas. Estas son incorporadas a través de nuestro proceso psicosocial y determinan los mandatos de cómo debemos comportarnos, y qué debemos esperar de otros y de nosotros mismo

A continuación, expongo las cinco (5) creencias irracionales más comunes que mantienen las mujeres que se sienten inseguras de si mismas, en una u otra medida, y cómo ello las entrampa en la vergüenza e inacción en mantener relaciones sociales pobres:

1. Es arriesgado comenzar conversaciones con gente que no conozca, puede que no le caiga bien a la otra persona.

Lógicamente sabemos que no podemos caerles bien a todos ¿verdad?, lo cierto es que, si te mueves por esta creencia de querer caerles bien a todos, lo más probable es que a corto plazo, efectivamente no le caiga mal a nadie, pero terminarás o sola o con muy pocos amigos y amigas.

Si no funciona a la primera, ármate de paciencia y sigue practicando, ya lo conseguirás. Cuantas más conversaciones tengas, te irás perfeccionando y la probabilidad de hacer amigos aumentará, a largo tiempo no sólo tendrás amigas y amigos, si no que sabrás cuales son los que se acercan más a tus gustos y necesidades.

2. Si me quedo o espero más tiempo en una reunión conoceré a alguien.

Esperar con los brazos cruzados que en una conversación reunión o fiesta alguien aparezca y entable relación de la nada, es muy poco probable, y poco probable también que no entables ninguna relación.

Esperar con los brazos cruzados no da resultados cariño mío, por muy atractiva que seas, si no aprendes a soltarte, ser tu misma y conversar, es muy probable que nadie realmente no conozcas a muchas personas. Ve y sal a dar el primer paso.

3. Si una persona no me demuestra inmediatamente que no le caigo bien, entonces no le caeré bien ahora ni nunca.

Una pregunta: ¿Tú le demuestras a las personas en la calle que no conoces que te caen bien inmediatamente después de saludarlos? es muy probable que no ¿verdad?, entonces por qué ello debería pasar contigo? …

Lo cierto es, que es raro que una persona revele su simpatía hacia otra persona en la primera interacción que mantienen, ten esto presente. Así que interactúa, se tú misma, lo otro llegara naturalmente después de un par de interacciones. ¡Tus amistades han sido fruto de varias a interacciones, lo mismo pasará acá!

4. Pensar que no tienes derecho a molestar a otras personas.

El ser humano es social, la mayoría goza conociendo gente nueva. En el caso que las personas piensen que las estas molestando te lo harán saber, te lo aseguro.  Este pensamiento no debería impedirte tomar la iniciativa en interactuar con otras personas, generalmente no pasa por molestarlas nuestra inquietud, si no por miedo a que te rechacen, de lo que hablaremos en otro post. Si realmente quieres empezar a comenzar a interactuar, entonces iniciar una conversación es el camino más rápido.

5. ¡No sé qué decir!, y si no digo algo brillante, pensarán que soy tonta o ignorante.

¿Sabías tú que los temas de conversación en las reuniones sociales son en su mayoría pocos profundos? Todas las personas presentes pueden hablar sobre ellos. Es más importante que te centres en la persona que tienes al frente y su sentir frente a lo que te cuenta, más que las palabras exactas y del modo que las expreses. ¡Conecta con el otro, y la magia se hará!

Y recuerda, lo que piense la otra persona de ti, es su problema. Tú, ¡se tú misma y disfruta! Atrévete a creer que si puedes ser tu misma y ser libre. Ten el valor de conocer gente nueva y pasarlo bien, total, nada es para siempre, la vida cambia y el tiempo pasa.

Ten presente, que tienes derecho a expresar lo que no te gusta, de la forma adecuada eso sí, así todos realmente conocerán lo que sientes, y sabrán algo más de ti, de lo que te hace ser maravillosa.

Esta semana al menos tres veces póntelo como tarea y luego, ve hazlo y me cuentas cómo te fue y qué aprendiste. ¡Te estaré esperando!

Cariños,

Tatiana Mechasqui

www.tatianamechasqui.com

Club de Mujeres Osadas

#clubdemujeresosadas

#soymujerosada

Categories: Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: