Tres Tips para Aprender a Manejar el Rechazo

El Miedo al fracaso puede fortalecerte o afectarte, todo dependerá de lo que sea que permitamos que nos haga. Cuando fallamos, alcanzamos temporalmente un estado de ánimo muy maleable: en ese estado de ánimo, podemos aprender, si nos enfrentamos al fallo frontal, hundirnos con él.

Si decidimos tener miedo al fracaso, entonces, a partir de ese momento, nuestro mundo comienza a achicarse, es decir, nuestra zona de confort se estrecha, nuestros horizontes se reducen y adoptamos una visión cínica de la vida.

No es que haya nada de malo en ser más orientado a la práctica. Pero el miedo al fracaso nos impide estirar las alas y desarrollarnos, entonces nunca sabremos qué tan lejos podríamos haber ido, porque dejamos de intentarlo.

Te invito a eliminar este miedo al fracaso, ¿de acuerdo? existen varios tips y herramientas para desarrollar esta capacidad de afrontamiento, hoy te dejo tres sencillas, y recuerda practicarlo hasta hacerlo un hábito.

 

A %d blogueros les gusta esto: